Elude prisión el exadministrador de un instituto de Vigo que aceptó haber abusado de 2 pupilas

9

VIGO, 23 Jun. (EUROPA PRESS) –

Un varón, exadministrador de un instituto de Vigo, Jorge G. M., ha recibido un par de años de prisión como creador de 2 delitos continuados de abusos sexuales sobre 2 hermanas, pupilas del centro, si bien eludirá el ingreso en la prisión tras llegar a un convenio con la Fiscalía, que en un inicio solicitaba para él penas que sumaban ocho años de prisión.

En una vista de conformidad conmemorada en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con origen en Vigo, el acusado ha aceptado los abusos y el tribunal le ha aplicado las situaciones mitigantes de reparación del daño y confesión.

De esta manera, fué culpado a un año de prisión por todos los 2 delitos y se le ha impuesto la pena de inhabilitación para cualquier profesión u trabajo en el que haya contacto con inferiores a lo largo de cinco años.

Por otro lado, se le ha aplicado asimismo la medida de independencia observada a lo largo de cinco años y la prohibición de arrimarse o estar comunicado con las víctimas por otros cinco años.

La salón ha acordado la suspensión de la condena por cinco años, a condición de que el procesado no delinca en ese periodo de tiempo y no quebrante las medidas impuestas.

HECHOS

Según el escrito de acusación pública, las hermanas asistían al Sala Matinal del instituto en el curso 2018-2019, antes del comienzo del horario lectivo y, con cierta frecuencia, en el momento en que llegaban al instituto todavía no se encontraba la maestra encargada, con lo que el acusado se quedaba con ellas.

En esos instantes aprovechaba para proporcionarles cachetes y manosearles el trasero, y para realizarles tocamientos en el pecho sobre la ropa, mientras que les afirmaba que eran sus “preferidas”.

Al curso siguiente, entre las hermanas por el momento no se encontraba en el centro, pero el acusado sostuvo su actitud con la otra pequeña, a la que aun llegó a meter la mano por la parte interior de la ropa, por el escote. Los hechos se sostuvieron hasta el momento en que fueron denunciados frente al instituto, en el mes de febrero de 2020, y el hombre fue despedido.