Las gentes del mar de Arousa viven con furor mesurado el día del Carmen

14

No hay pandemia que frene la fe por la Virgen del Carmen. De esta forma se probó el día de ayer con los actos que se festejaron en todos y cada uno de los concellos ribereños a los dos márgenes de la Ría de Arousa, que a pesar de verse reducidos por la situación sanitaria, dejaron escenas llenas de sentimientos. El furor ha sido mesurado, no podría ser de otra forma, mas todavía de esta forma, los marineros han podido rendir homenaje a su patrona pidiendo protección para sus hijos del mar y sosteniendo en el recuerdo a los fallecidos. En la villa de Carril, las embarcaciones no salieron este año en procesión si bien si se efectuó la ofrenda floral desde el puerto. La prudencia asimismo se impuso en A Illa de Arousa que a pesar de tener que reducir los actos a solo 2 misas por la mañana, la enorme devoción que sienten los isleños por la protectora de los marineros pudo sentirse entre los asistentes con el recuerdo de sus fallecidos en el mar. En O bien Grove los devotos cantaron con sentimiento la Salve Marinera en honor a la Vigen del Carmen en una misa solemne que centró los actos festivos en la localidad. Entre ellos se hallaban la conselleira do Mar Rosa Quintana y el encargado territorial de la Xunta, Luis López, que eligieron esta villa marinera y turística para enseñar su reconocimiento a los marineros y las gentes del mar de Arousa.Asimismo, en el otro lado de la ría, Ribeira festejó una misa al aire libre en la explanada portuaria de Aguiño con la asistencia de la conselleira de Política Social, Fabiola García, y la presidente de Portos de Galicia, Susana Lenguas. Más tarde, en frente de la imagen de la Virgen del Carmen partieron 4 embarcaciones que lanzaron flores en la zona de A Forcadiña. Un prolongado lanzamiento de bombas de palenque puso el broche a los actos.