Ley de Start-ups y los nómadas digitales

11

El anteproyecto de Ley de Start-ups presentado esta semana y que ha pasado a audiencia pública, es el resultado de la promesa del Gobierno para regular el trabajo a distancia con una esencial rebaja fiscal para las start-ups.El Ministerio de Temas Económicos y Transformación Digital y Segregaría de Estado de Digitalización y el Alto Comisionado para España Nación Emprendedora en este texto incluye rebaja del Impuesto de Sociedades y de la Renta de las Personas Físicas no residentes que pasará del veinticinco% al quince%, con un plazo máximo de cuatro años y la elevación de las deducciones para inversiones efectuadas en empresas de nueva creación que pasan del treinta% al cuarenta%.10 puntos de reducción destinados a impulsar este género de empresas y a captar personas en condición de trabajo a distancia para radicar en este país.Los empresarios de ámbitos emergentes se pueden favorecer, concretamente las Start-ups, uno de los estímulos para facilitar el funcionamiento se ha centrado en la fiscalidad con una reducción de diez puntos en el tipo impositivo, hasta un máximo de cuatro años se pueden acoger a dicha rebaja.La supresión de trabas burocráticas y reducción del impuesto de sociedades, a lo largo del plazo de cuatro años las start-ups disfrutarían de un tipo impositivo del quince% que empezaría en el primer periodo impositivo en el que la base imponible sea positiva y en los 3 siguientes toda vez que se sostenga la calificación de empresa emergente, aparte de esta mejora, el anteproyecto incluye la posibilidad de que las start-ups puedan pedir un aplazamiento de la deuda tributaria del impuesto de sociedades.Pasando por el “Sandbox” para las start-ups, esta nueva ley plantea crear una herramienta para fomentar la creación de ambientes controlados, con periodos de tiempo limitados donde se valore la aptitud, utilidad y también impacto en los diferentes ámbitos de actividad productiva que se haya aplicado innovaciones tecnológicas. Países como Inglaterra han incorporado esta medida en dos mil dieciseis, se trata de compañías fintech, insurtech o bien regtech que pretenden amoldarse al marco de un sistema de finanzas complejo para poder marchar, en España hemos tardado un tanto más en darnos cuenta de la enorme ocasión que produce este género de ideas, que son clave para acrecentar la confianza de inversores nacionales y también internacionales.En lo que atañe a la remuneración de los trabajadores de las start-ups se incluyen medidas convenientes para “sock options” ampliando la exención de los doce€ actuales a cuarenta y cinco€.Para amoldarse al nuevo mercado de trabajo, España se plantea lanzar un visado para “nómadas digitales” y amoldarse al nuevo ecosistema empresarial que va a favorecer la captación de trabajadores en empresas de campo emergente y de esta manera dotar el campo laboral de agilidad y flexibilidad. Se trataría de un visado concreto a fin de que se pueda trabajar desde España para cualquier país extranjero.Este género de visado numerosos países llevan años aplicándolo. La pandemia ha normalizado el trabajo a distancia y son cada vez más los profesionales que prefieren moverse a diferentes destinos desde los que pueden desarrollar su trabajo sencillamente contando con una conexión a la red.En la Ley de Start-ups se recoge un apartado de tributación en el Impuesto sobre la Renta de No Residentes y de esta manera atraer profesionales y talento a este país. Bermudas, Bahamas y Barbados disponen de fórmulas que dejan trabajar desde sus islas expidiendo certificados de trabajo de 1 año con esenciales ventajas.Los requisitos acostumbran a ser la presentación del nivel de renta y también ingresos comprobable y seguros de salud.La ley de start-ups tiene como propósito calmar la fiscalidad de los “business angels” para impulsar la inversión. Se trata de un inversor privado presto a cooperar en un proyecto empresarial. Aparte de capital financiero este género de inversor asimismo aporta sus conocimientos empresariales, se trata de inversores experimentados, un movimiento inteligente para atraer capital a nuestro tejido empresarial.Si el start-up tiene mal final, de la misma manera que se facilita la burocracia de creación asimismo se recoge la posibilidad de cese de este género de empresas en el caso de descalabro del proyecto.Esta modadidad de negocios con equipos multidisciplinares y la pandemia han agilizado la normalización del trabajo a distancia, el año pasado el Gobierno reguló esta modalidad. Con este anteproyecto se pretende impulsar el ecosistema de start-up, mas no solo afecta al ámbito emprendedor sino más bien a la sociedad en conjunto puesto que favorece a la economía nacional, produciendo confianza de inversores.Como hemos contemplado en artículos precedentes, el trabajo a distancia ha venido para quedarse, el trabajo globalizado en el contexto tecnológico que nos hallamos es muy preciso al igualmente preciso que la administración legisle con reducciones fiscales para atraer capital extranjero así como captación nuevamente talento y de esta manera enriquecer y fortalecer nuestro tejido empresarial.Aunque los especialistas de start-ups piensan que la regla se ha quedado corta, se trata de un anteproyecto que no nos cabe duda que va a ser solo el paso inicial de la globalización del modo actual que comprendemos de trabajo y de hacer negocios. *Asesora Laboral enINTER Consultoría