Los alcaldes aceptan con resignación las medidas y protestan por la carencia de medios

14

Ningún regidor de O bien Salnés y de O bien Barbanza se sorprendía el día de ayer de las medidas anunciadas por Núñez Feijóo tras la asamblea del Comité Clínico del martes. Todos, sin salvedad, aceptan las limitaciones con resignación siendo conscientes de que Arousa es una de las zonas de Galicia más caliente en lo que se refiere a contagios. El regidor de Sanxenxo, Telmo Martín, charlaba muy escuetamente del paso a nivel máximo de su localidad. “O crecemento foi explosivo y también temos que esmerarnos para reverter a situación. Valoramos de forma positiva que se deje o bien acceso a interior sempre que se acredite estar libre de covid”, manifestó.Por su parte Fátima Abal y Tiento Cordal aplaudieron asimismo el hecho de que se deje la apertura en interior de los bares, teniendo presente que Cambados lleva más de una semana en nivel alto y con solo terraza en los bares. “Non pensamos ter estas cantidades nin nos peores pesadelos y también imos ver como inflúe o bien das reunións na semana grande do Albariño”, apuntó Cordal. Fue el que hizo referencia a la “incongruencia da Xunta que saca ahora un nivel máximo con cousas que non se poden facer anuda o bien sábado no alto”.La preocupación sobre el control de las medidas con los medios con los que cuenta cada concello la expresó el regidor de O bien Grove, José Antonio Cacabelos. “Tenemos doce policías activos y ocho auxiliares y no tenemos capacidad para supervisar todas y cada una estas medidas”, señaló. El meco advirtió del mazazo económico que la situación pandémica supone para la localidad. “Si en el mes de agosto no mejoramos el invierno será crítico”, ratificó.Sobre la carencia de medios asimismo charló el regidor de A Pobra, Xosé Lois Piñeiro, que se mostró preocupado. “É unha carga muy importante para a policía local que se vai apreciar nos orzamentos” apuntó. El pobrense mostró preocupación con respecto a las PCR para bares de que “non virán acá, mas poden ir a Rianxo, donde non a piden”. El de Boiro, José Ramón Romero, aseguró que esán preocupados por la hostelería y el comercio y reconoció el subidón de contagios en apenas veinticuatro horas. Desde Vilagarcía Alberto Varela lamentó que no se escuchase a los alcaldes para tomar resoluciones y aseguró que la mayor parte de la hostelería ve con alivio el poder abrir en interior.