Sanxenxo y O bien Grove, los concellos que más suben en contagios en O bien Salnés

15

Ni un ligero respiro da la quinta ola de la pandemia del coronavirus a la región de O bien Salnés. Mañana entran en acción las medidas más duras con las que la Xunta de Galicia busca aplanar una curva que no para de subir. Y es que solo en la región de O bien Salnés hay registrados un total de mil ciento treinta y nueve casos positivos por covid diecinueve, lo que supone ciento tres más que la jornada precedente. Los concellos que más suben, con bastante diferencia, son Sanxenxo y O bien Grove. En el ayuntamiento meco la situación epidemiológica ha pasado de tener solo 3 positivos a inicios del mes de julio a contar, conforme los últimos registros oficiales, con ciento diecisiete, veintitres más que el día precedente. El ayuntamiento va a pasar de estar en nivel básico al límite mañana frente a la elevada incidencia del virus en su población. En Sanxenxo la situación en lo que se refiere a aforos y hostelería apenas cambiará. Tiene trescientos treinta y dos casos activos (veintisiete más que en la jornada precedente). Eso sí, el ocio nocturno va a cerrar y como en prácticamente media Ría de Arousa, va a ser preciso acreditar estar libre de virus para acceder a en los bares.

El día de ayer el Concello comunicaba el positivo de una de las monitoras del Plan Concilia, con lo que las autoridades sanitarias se han visto obligados a confinar a dieciseis pequeños.

Además Sanxenxo asimismo ha decidido que el día de hoy y mañana no haya servicio de Socorrismo en ninguna de sus playas, puesto que las condiciones meteorológicas que se aguardan son malas. De esta manera los socorristas van a poder reposar, puesto que hay veintidos recluídos de un total de ochenta, asimismo como consecuencia del covid.

En Vilagarcía los contagios asimismo siguen subiendo y se ponen en doscientos sesenta y cuatro (dieciocho más). En el cribado efectuado el miércoles en Fexdega se hizo test a seiscientos setenta personas y hubo siete positivos. La tendencia en alza asimismo semeja irrefrenable en Vilanova, con ochenta y dos casos y en Meaño, que sube a cincuenta y ocho. En Cambados suman quince casos más y se ponen ya en ciento setenta y siete, al tiempo que el ligero respiro que parecía haber tenido A Illa en pasados días queda en nada, puesto que suben a cuarenta y tres casos. En Meis se ponen en treinta y tres positivos, como Ribadumia. La situación en O bien Barbanza asimismo prosigue subiendo. Conforme los datos oficiales los positivos detectados los últimos catorce días son doscientos quince en Boiro; treinta y tres en Rianxo; ciento cincuenta y dos en Ribeira y ochenta y cinco en A Pobra.

En el global del área sanitaria Pontevedra-O bien Salnés los casos activos por coronavirus son ya dos mil cuatrocientos ochenta y cinco, conforme el último una parte del Sergas. De ellos quince están hospitalizados en planta -uno de ellos en el Centro de salud do Salnés- y otros cinco están en la Unidad de Críticos del Centro de salud de Montecelo, en Pontevedra.

“Os hostaleiros non somos policías, non podemos estar a todo”

Tomarse un café, una caña o bien comer dentro de un bar o bien restorán va a ser algo que va a haber que premeditar mucho en diez concellos de la Ría de Arousa. Por lo menos no va a poder ser algo inopinado para aquellos que no hayan pasado el covid o bien que no tengan la doble pauta de vacunación. Conforme las últimas reglas de la Xunta los hosteleros de Sanxenxo, Cambados, A Pobra, Boiro, Meaño, O bien Grove, A Illa, Vilagarcía, Vilanova y Ribeira deben solicitar acreditación de vacuna, de haber pasado la enfermedad o bien prueba PCR o bien antígenos si desean que el interior de sus negocios funcione con relativa normalidad. La medida, si bien a muchos no les ha cogido por sorpresa, es recibida con reservas en los negocios de la capital arousana que llevan un par de semanas con atención solo en terraza. Desde La Malquerida, Richar Santamaría, expone que “o que non podemos é enfrontarnos a cada usuario por esta medida”. Asegura que “intentaremos cumprir, como o bien fixemos sempre con outras cuestións, mas é algo moi complicado”. Y es que ciertos hosteleros aun vacilan de que sea legal solicitar a la clientela que le enseñe un certificado que pruebe que ha pasado la enfermedad, puesto que comprenden que son datos reservados. “Parece que con estas medidas nos calman, por el hecho de que nos dejan abrir en interior, mas é como se te levan ahogando a lo largo de tempo y también che afloxan un pouco a corda. É a mesma cousa”. Insiste Santamaría en que “volvemos a reiterar que se criminalizou á hostelería cando se demostrou que os contaxios non eran aquí”. Una teoría que comparte Julián García, de La Vid de Julián. Lamenta que “tengamos que abonar justos por pecadores” y que se “criminalice a la hostelería”. Agrega que “ata certo punto podo comprender o bien do certificado de vacinación, mas o bien da PCR é unha genuina tontería y también non controla nada”. En verdad apunta que “se puso el código QR en la puerta como se nos ordenó en su día con un control voluntario y no lo emplea nadie”.

Alivio sienten en cierta manera desde el Xuntanza incidiendo en que “nunha temporada como é o bien van a ver poder abrir agradécese”. Allá han puesto un tiempo límite tanto para consumo de bebidas para comidas. “Agora temos que solicitar PCR y también facer un pouco de policía. Cumprimos con todo. Está ben, mas complíasenos o bien traballo”.